Seiji Yokoyama (1935 - 2017)


Hace pocos días publiqué en este blog una pequeña crítica de "La tumba de Drácula", donde lo único que fui capaz de detacar fue su banda sonora. Lejos de sus mejores trabajos, el estilo de Seiji Yokoyama se hacía notar bastante. Hoy hemos recibido la noticia de su fallecimiento a la edad de 82 años.

Nunca fue un autor especialmente prolífico, pero solia comprometerse bastante con aquellos proyectos dodne trabajaba. Hubo 3 series especialmente populares donde su sonido pasó a formar parte del recuerdo de los aficionados: Saint Seiya / Los caballeros del zodiaco (Serie original, 5 películas, las 3 temporadas de Hades...), Capitán Harlock (Serie de Tv) y Magical Taruruto-kun.

Tanto los Caballeros como Harlock son dos de las grandes series de mi juventud. Repletas ese solemne estilo sinfónico melodramático, perfecto para historias de sacrificio y exacerbado romanticismo como esas dos.






No se cuanto tiempo aguantarán los enlaces, pero son una buena muestra de su estilo y legado. Yokoyama es uno de los responsables de mi afición por las bandas sonoras de cine y televisión, y tengo por aquí parte de los cds de ambas series.

Hasta siempre, Maestro.



La tumba de Drácula (Yami no Teiō: Kyūketsuki Dorakyura - Minoru Okazaki, 1980)


Hoy en día los films basados en superhéroes de la editorial Marvel recaudan cientos de millones en las taquillas mundiales sin despeinarse, pero en los 70 y y los 80 la cosa estaba bastante mas complicada. Antes de 1980 lo único que habían adaptado había sido en forma de serie de tv o de telefilm bastante barato, cosas como Spiderman, Doctor Strange o El capitán america (parte de ellos pensados como pilotos de series que no llegaron a materializarse). El nivel medio era, por decirlo suavemente, mediocre.

En 1986 Marvel lanzó su primera película completa para cines con cierto presupuesto y ganas... Howard el pato, que fracasó estrepitosamente otra vez. Ese fracaso les devolvió a la TV con El increible Hulk.

Pero entre esa época pre-80s y la película de Howard El Pato, ocurrió una cosa muy singular: Marvel firmó un contrato con el estudio de animación Toei para realizar la adaptación de uno de sus cómics mas populares, La tumba de Drácula de Gene Colan y Marv Wolfman (aunque participaron otros autores en números ocasionales).


La tumba de Drácula narraba la formación de un pequeño grupo de personas que luchaban para erradicar a Drácula de la faz de la tierra. Fran Drake (Descendiente de Drácula), Quincy Harker (Descendiende de Jonathan y Mina Harker) y Rachel Van Helsing (desdendiente de Abraham, el cazavampiros original), forman el grupo inicial. Uno de los personajes mas recordados es Blade, un superhéroe que sigue siendo popular a día de hoy con múltiples adaptaciones cinematográficas y que tuvo sus comienzos aqui.

Aunque Blade no aparece en este anime, hay una firme intención de ser considerablemente fiel a la historia del cómic. Pero eso supone muchos problemas y es lo que da al traste con la película.

Los diseños de personaje intentan reflejar los del cómic y aunque el resultado no es del todo malo, se nota muy rápidamente que no estan acostumbrados a animar ese tipo de diseños. Es todo muy estático y cuando hay movimiento tiende a ser francamente ortopédico.


El mismo problema pasa con la narración y el guión. Tan fieles pretendieron ser, que metieron decenas y decenas de números del cómic en apenas hora y media. Las tramas, localizaciones e incluso los personajes, cambian cada pocos minutos, y cosas que tenían mucho sentido en el cómic, aquí resultan totalmente ridículas. Para meter tanta historia, paradójicamente, han tenido que recortar personajes, escenas, desarrollo... y todo queda fatalmente narrado.

Mención aparte merecen los ridículos efectos de sonido. Cada suceso importante, cada reaccion de un personaje... va acompañada de unos estridentes sonidos electrónicos. Es algo muy molesto en todo el metraje, y a veces roza el mas completo de los ridiculos.

La adaptación fue dirigida por Minoru Okazaki, un habitual de la Toei responsable de las adaptaciones mas populares de Akira Toriyama (Dr. Slump y Dragon Ball). Está especialmente torpe en este proyecto, repleto de exageradísimas expresiones faciales, planos estáticos y una narración muy pobre. Muy bajo el nivel de animación en general.

Dentro de los diversos apartados técnicos, probablemente lo mas destacable de toda la película sea la banda sonora de Seiji Yokoyama. Oscila entre lo exageradamente orquestal y melodrámatico, y algo de música funky muy años 60, siendo similar a sus dos trabajos mas célebres: Saint seiya/Los caballeros del zodiaco y Capitan Harclock.


Al final, lo que queda, es un proyecto fascinante que no funciona de ninguna manera. Falla a la hora de narrar la historia de la Tumba de Drácula, falla como pelicula propia porque apenas tiene coherencia interna, y encima la animación es mala. Un producto que por momentos resulta hilarante.

Uno pensaría que siendo una licencia Marvel se distribuiría bien en occidente, pero no fue el caso. De hecho tardó casi 4 años en salir en Estados Unidos por parte de la infame Harmony Gold, y lo hizo con un doblaje y traducción mas que discutibles. Básicamente, fue tratado como un film animado japonés de bajo nivel como muchos otros de por entonces.


En Japón la cosa debió tener cierto éxito ya que Toei sacó "The monster of Frankenstein" (en la imagen de arriba) el año siguiente, también basado en un cómic de Marvel. Que yo sepa, el trato no se tradujo en más licencias.

Aunque La tumba de Drácula tuvo doblaje al Español y se emitió en distintas televisiones, cuesta encontrar información sobre su edición en vhs. He encontrado una edición que se llama simplemente "Drácula" publicada por "Green Video" en formato Beta, pero agradecería cualquier tipo de información adicional.


Death Parade (Yuzuru Tachikawa, 2015)

Durante el último par de años apenas he hablado de animes relativamente modernos. La realidad es que los post tipo "Cerrando el año xxxx" y los tops anuales, permitían hablar de muchos animes pero a cambio desmotivaban bastante de cara a hacer una entrada completa posterior. Espero que esto sea algo que vaya cambiando durante los próximos años.


Death Billiards y el Anime Mirai 2013

Anime Mirai es el nombre que recibió la convocatoria Young Animator Training Project entre los años 2012 y 2015. Financiado por el gobierno japonés, pretendía apoyar a jóvenes talentos para que sacasen adelante proyectos de cortos animados.

"Death Billiards" fue el proyecto que sacó adelante Yuzuru Tachikawa en 2013 dentro de ese programa. La idea era 100% suya y ejerció como director, se ocupó del guión y realizó los storyboards.


Dos personas se encuentran en un bar sin saber como han llegado hasta allí y el barman del local les indica que deben jugar partida de billar el uno contra el otro, con su vida en juego. Con esta situación de partida tan peculiar, el corto gozó de bastante fama (puede que sea uno de los mas celebrados de esta iniciativa gubernamental tras Little Witch Academia) y el estudio que lo animó (MadHouse) tardó poco en encargar una temporada completa.
*****


Death Parade

En 2015, casi dos años después, se lanzó el primer episodio de la serie de Tv. Entre una cosa y otra, Tachikawa estuvo involucrado en bastantes otras series, siendo "Terror in Resonance"  (Sinichiro Watanabe, 2014) donde probablemente tuvo cargos mas importantes: fue el director asistente de Watanabe, hizo bastantes storyboards y dirigió el primer episodio, cosa que generalmente se reserva personas de primer nivel.


Death Parade se emitió durante una única temporada de 12 episodios que encaja perfectamente con el episodio de Anime Mirai, así que podríamos considerarla en realidad como una serie de 13 capítulos donde el 1º sería Death Billiards.

Entrando más en el argumento de la serie (NOTA: podríamos considerar esto un spoiler de Death Billiards, pero es que es la premisa de la serie. Podeis saltaros este párrafo si preferís ver el corto original antes)... ese "juego" que se propone es en realidad una forma de juzgar a sus participantes. No lo saben, pero ambos fallecieron en diferentes circunstancias y el barman está ejerciendo de juez que valora y decide si los participantes van a ir al cielo o al infierno. Todo ocurre dentro del bar y los participantes llegan sin tener ninguna clase de recuerdo de como han fallecido. En cada episodio somos testigos de como van aflorando detalles y conductas de sus vidas y salen a relucir sus rasgos mas ocultos, para bien o para mal.


Es una premisa bastante curiosa que podría haber dado muchos tipos de serie distintas. "Death parade" lo aprovecha para explorar los claroscuros de la realidad humana, la linea que separa un acto moralmente aceptable de uno repudiable, y lo complejo que es juzgar a alguien solo por algunos detalles de su vida. También, episodio tras episodio, se van desarrollando otro personajes que forman parte de ese universo: el propio barman, su ayudante, la jefa... hay un aire de misterio constante sobre sus identidades y sobre el propio sistema de los juegos en si.

Para lo corta que es, lanza una serie de cuestiones francamente interesantes y sus personajes son en general bastante memorables. Aunque a título personal me encantaría ver una segunda temporada en el futuro que expandiese lo visto, lo que hay queda bastante compacto y resulta muy satisfactorio.


Gran parte del excelente resultado final hay que también acreditárselo al estudio MadHouse. Desde el espectacular opening (uno de los mejores de los últimos años) hasta el buen nivel de la animación, es una serie con unos valores de producción excelentes. Tiene ese aire de seriedad en los diseños y los fondos que muchas veces les caracteriza como estudio, y le sientan a esta serie como un guante.

Fue la serie que más me gustó en 2015 y dudo que mucha gente quede decepcionada si le dan una oportunidad. Me temo, eso si, que no ha sido licenciada en España.

The legend of Zelda: A Link to the past (Sotaro Ishinomori, 1992)

Este blog tiene muchos años ya, pero creo que es la primera vez que tengo la oportunidad de juntar dos de mis aficiones favoritas: el manga y los videojuegos.

Desde hace ya muchas décadas, hay en Japón una relación enorme entre diferentes medios. De novela a cómic, de videojuego a novela, de cómic a anime, de anime a videojuego.... todas las combinaciones imaginables existen de forma habitual en el mercado. Así que no es de extrañar que "The Legend of Zelda" haya sido, probablemente, la franquicia de Nintendo que mas ha sido adaptada a medios distintos.


El videojuego

"The Legend of Zelda" fue lanzado en 1986 para la consola Famicom Disk System, aunque probablemente en occidente todo el mundo lo conoció por su versión para la Nintendo Entertainment System que nos llegó.  Fue uno de los mayores éxitos de su generación y creó una saga que dura hasta nuestros días.

Tras una segunda entrega que no tuvo tanta popularidad como la primera, la consagración definitiva de la saga fue "The Legend of Zelda: A link to the past" para Super Nintendo, 5 años mas tarde. Con una historia mas elaborada, una jugabilidad mas definida y un apartado audiovisual excelente... muchos jugadores siguen considerando que es la mejor entrega de todas.


Link se despertaba en medio de una lluviosa noche, escuchando una voz en su cabeza pidiendo ayuda y rogándole que se dirigiese al castillo. Entrando por un pasadizo oculto recogía la espada de su moribundo tío y comenzaba su gran aventura de salvar a la princesa Zelda.

Un juego normal habría tenido suficiente con lo descrito, pero A link to the past metía de todo: estupendas mazmorras con objetos especiales, enemigos muy diferenciados... y cuando creias que habías visto el mundo, descubrías que habia una versión "oscura" donde bastantes cosas estaban cambiadas. Es el Zelda moderno que marcó todo el resto de la saga y es una completa obra maestra.


Es uno de los pocos videojuegos que tuvo 3 adaptaciones a cómic: Una en 1992 realizada por Sotaro Ishinomori, una en 1995 realizada por Ataru Cogiva, y una realizada por el duo Akira Himekawa de un solo tomo en 2005.


El cómic

Es la versión de Ishinomori la que vamos revisar, aprovechando que hace solo unos meses Norma Editorial publicó el manga en España y que justo se acaban de cumplir 25 años desde su lanzamiento.

Estrictamente hablando no podemos hablar de Manga o "Cómic japones", porque se realizó para su publicación en la revista oficial Nintendo Power americana. Durante un año, cada número reproducía a todo color y en sentido occidental uno de los 12 capítulos que forman la historia. Solo se publicó en Japón un tiempo despues.


Ishinomori era ya por entonces todo un veterano de la industria, que había creado autenticos iconos populares como Kamen Rider o Cyborg 009. Aunque fue discipulo de Osamu Tezuka y comparte parcialmente su grafismo, supo evolucionar narrativamente muy bien y acabo realizando, al margen de sus trabajos mas populares, retratos tremendamente humanos de la sociedad japonesa.

Un cómic adaptando un videojuego, serializado en una revista, suena a producto de baja calidad (hoy probablemente lo sería), pero nada mas lejos de la realidad. Desde la primera página queda patente que es un trabajo que Ishinomori se tomó muy en serio.


Como adaptación es muy libre, y creo que es algo que le sienta bien. La historia necesita avanzar y para ello las típicas misiones y objetos que en el juego hacían falta se han visto muy reducidas. También introduce bastantes personajes que no existían para tener algo mas de diálogo y de desarrollo del protagonista (muicho menor en el videojuego original).

Algunas cosas que añade, curiosamente, los veteranos de la saga descubrirán que luego fueron adoptados por la saga de videojuegos: un hada que guía a Link, una siniestra luna gigante, el mayor protagonismo de la princesa Zelda en el enfrentamiento final, o la referencia a que los viejos caballeros cabalgaban animales alados por los cielos... múltiples detalles que parecen indicar que en Nintendo debieron leer esta adaptación.


El resultado final es toda una rareza. Por su estilo, tenemos una adaptación de un videojuego de éxito de los 90, pero que podría haber colado en los años 60 o 70. El estupendo colorido y quizá alguna viñeta mas grande de lo habitual, nos recuerdan que es bastante mas moderno, pero sigue resultado una experiencia muy especial. Su estilo es mas cercano al de un manga de Osamu Tezuka que de uno "moderno" de los noventa, y el conjunto resulta totalmente encantador.

El toque Ishinomori se nota bastante en algunas escenas. Pasa del Link mas cómico y divertido a páginas con ilustraciones enormes repletas de detalles, y de escenas de acción y aventuras... a momentos calmados y de tono agridulce. Sin destripar nada, el final que Ishinomori realizó es tan poco infantil como le solía gustar, y puede que resulte algo extraño a los que esperan algo mas convencional.


La edición es superior a lo que suele ser habitual en España. Probablemente por tratarse de una saga con muchos fans, hemos recibido un tomo con las porporciones de una revista (20,6 x 27,6), casi 200 páginas a todo color, tapa dura con una presentación excelente y un precio de 18€. Sinceramente, creo que han realizado una edición magnífica.

Del mismo autor recibimos estos último años los excelentes "Relatos de Sabu e Ichi" (imprescindible), "Hokusai", "Mushashi" y "Kikaider 02" (obra dibujada por Meimu, que tuvo una recepción mas tibia). Ojalá algún día podamos ver Cyborg 009 editado en nuestro país.

Yamishibai (Yamishibai: Japanese Ghost Stories, 2013 - 2017)


Kamishibai : Los orígenes de una forma de narración

Lo que solemos denominar "arte callejero" ha tenido a lo largo de los siglos muchas manifestaciones distintas en diversas partes del mundo. Bailes, actos de magia, espectáculos de títeres y marionetas, cuentacuentos... algunos de ellos se convirtieron en las formas narrativas favoritas de los niños, un acontecimiento social donde los chavales se sentaban en torno al artista y le veian realizar su actuación.

En Japón, una de las mas populares del siglo XX fue el Kamishibai (Que une las palabras "Actuación" y "Papel"). Los duros tiempos de la II guerra mundial en los años 30 provocaron mucho desempleo y pobreza, y muchos niños estaban deseando ver cosas entretenidas. Fue el caldo de cultivo perfecto para que los artistas callejeros floreciesen como pocas veces se había visto hasta entonces.

Generalizando un poco, el proceso era mas o menos así: El narrador de historias llegaba a una esquina con su bicicleta, anunciando su presencia con unos palillos o tambores. En la bicicleta llevaba un pequeño teatrillo, con el que narraba una historia. Usaba unas planchas de papel con dibujos generalmente hechos a mano (aunque parece que había alguna empresa que los hacía de manera mas mecánica), para visualizar la narración.

Al ser un espectaculo principalmente para niños (aunque no exclusivamente), no era raro que el artista llevase también revistas o caramelos para vender. Y la interacción a veces iba un poco mas allá de una simple historia.


Entre los niños, las leyendas de fantasmas, los cuentos infantiles o las historias de superhéroes (en 1931 surgió así uno de los primeros superhéroes disfrazados: Ōgon Bat, mostrado en la imagen superior) se convirtieron en algunos de los géneros mas populares. Para adultos no era raro que hubiese algunos programas de noticias o dramas de época.

Cuando llegaron los años 50 su fama ya estaba en franco declive y la popularidad del manga, la tv, el teatro, el cine... acabaron por poner punto y final a la tradición. Pero su influencia en toda una generación de artistas fue enorme, incluyendo a Shigeru Mizuki, que empezó como narrador de Kamishibai.


Yami Shibai (2013 - 2017)

En 2013 apareció la primera temporada de este peculiar anime que se propuso recuperar la tradición del Kamishibai. La palabra "Yami" hace referencia a que son historias "oscuras".

Los episodios apenas duran 5 minutos y usan una animación exageradamente limitada. Imitando parcialmente la forma de narración original, las escenas están formadas por imagenes estáticas, que se mueven como si fuesen recortables. Estrictamente hablando, buena parte del tiempo no hay animación como tal.

Como en el formato original, el narrador llega al principio de cada episodio y te invita a escuchar su historia, Generalmente están basadas en historias de fantasmas y leyendas populares japonesas, o pequeñas historias de terror actuales.


Hiromu Kumamoto fue el guionista de todos los episodios, pero los directores han ido cambiando según la temporada. Una de las anecdotas mas curiosas es que la segunda temporada fue dirigida por Takashi Shimizu (popular director de La maldición) y por Noboru Iguchi (tras una larga carrera en el porno, alcanzó la fama gracias a Machine Girl, RoboGeisha y Los ABCs de la muerte).

En una decisión algo extraña, los episodios de las dos primeras temporadas tienen un tema musical al final que está realizado con el software Vocaloid. Con la imagen de un viejo tocadiscos sonando, es un detalle que aúna lo tradicional con algo de tecnología moderna, pero no puedo evitar pensar que un toque algo raro.


En general es una serie muy recomendable si interesa su temática. Con la duración que tiene, no se pueden esperar grandes historias, ni demasiada complejidad... pero si uno quiere ver pequeñas historias de terror con un toque genuinamente japonés, cumple de sobra . Y en su desarrollo hasta sorprende un poco que hay algún detalle peculiar añadido al formato.

Cada temporada consta de solo 13 episodios, y este año 2017 se ha emitido la 4ª temporada. Todas ellas han sido distribuidas en paises occidentales via streaming en el servicio online Crunchyroll. Ahí se pueden encontrar subtituladas en español.